Nosotros

Se dice que el destino de las estrellas de una misma constelación está unido para siempre. Cada una de ellas es una chispa de luz que nace de la misma energía y emana exactamente la misma frecuencia.

Bajo esta profecía surge nuestra historia; envueltaen toda la ciencia y magia del universo. En el mundo estelar los astros tienen como principio la evolución. Permanecer en el mismo lugar conllevaría a su propia extinción.

Desde muy pequeños se les invita a adentrarse en lo desconocido; a explorar los infinitos potenciales del universo. Es así como un buen día, una pequeña brillante decidió emprender un viaje.

"Terra", se llamaba su destino. Ese lugar que sus parientes Pléyadianos describían en todas sus leyendas.

Ese planeta que le acunaba cada noche en las historias de su madre. Esa esfera verde que rotaría para siempre en su memoria.

Precisamente la memoria es esa facultad que se pierde al nacer, aquí, en La Tierra. ¿Cómo podría saberlo? Fue así como esta radiante luz encarnada en un cuerpo humano, olvidó por completo quién era. Al igual que olvidó por completo su pacto.

Sí, aquel pacto sellado con polvo estelar sobre roca ardiente: Todo el que descienda encontrará a su hermano y juntos crearán algo completamente nuevo para el planeta.

Sin embargo, el universo siempre conspira para los soñadores. Soñadores que desde pequeños tenían la inquietud de esta profecía, la chispa del emprendimiento y el llamado de su alma que los guiaba hacia una gran misión, a superar todas las adversidades.

Algunos estudiaron economía y comercio, otros comunicaciones e idiomas. Algunos adquirieron una magistral experiencia en publicidad y marketing.

Y otros, en ciencias naturales. Aunque todos tenían algo en común: la mirada en el futuro.

Un futuro que podían observar con claridad.

Los atraía como un imán a su campo, llevándolos a investigar todo lo referente al tema y obsesionarse con otra forma de hacer las cosas. Sus pasos parecían guiados por una fuerza mucho mayor. Un impulso en su interior les pedía crear algo de la nada.

Y de esa nada donde surgen todos los potenciales, nació "SCUTUM" una hermosa mañana de primavera.

Sus integrantes, en apariencia, no conformaban un equipo homogéneo.

Para muchos resultaría sumamente curiosa esta unión. Diferentes géneros, edades, experiencias,conocimientos. Diferentes trayectorias y ritmos de vida. Tan solo etiquetas, pues su mente vibraba al unísono. De ellos emanaba la misma energía, la misma frecuencia. De ellos emanaba "SCUTUM".

Por eso SCUTUM te da la bienvenida a la cosmética del futuro

Como puedes ver es un proyecto nacido directamente de las estrellas.

De aquellas que un buen día se encontraron para poner el universo en tus manos a través de una constelación de ingredientes.

Aquellas que se han aventurado en el estudio de la Epigenética, para hacerlo llegar hasta ti a través de los principios activos más novedosos.

Aquellas que quieren regalarte su escudo de protección, para que puedas llevarlo cada día.

Cada día queremos acompañarte, que nuestras suaves y delicadas texturas te acaricien, mientras te limpian y nutren cada célula de tu piel.

Queremos que cada día tengas una experiencia que eleve tu mente con nuestras mezclas de aceites esenciales.

Cada día un elixir de aromaterapia que nutra tus emociones.

Porque así es la cosmética del futuro, una cosmética limpia, ética, integral e inteligente. La cosmética del futuro, refleja belleza y calidad, la elegancia del universo a tu servicio.

En tus manos legamos este sueño que viene del hemisferio sur celeste. Este sueño que tiene la fuerza de un rey. La genialidad de un científico. Y la inspiración de unos soñadores, como tú. Tú que sueñas con belleza, con una sonrisa, con bienestar, salud y energía. Tú que sueñas con una mejor calidad de vida.

Gracias por creer en nosotros. Tú que sueñas con las estrellas, si estás leyendo esto es porque eres una de ellas. Cada vez que eleves la mirada ante un cielo despejado, debes saber que no estás solo.

Gracias por evolucionar con nosotros.
Bienvenido a SCUTUM, Bienvenido al futuro.